Denominacion de Origen Rueda

Los vinos de Rueda  tienen tres elementos que le confieren lo que se conoce como “el carácter Rueda”. Uno es su variedad autóctona la Verdejo, el otro es el clima de la zona que es continental y por último los suelos cascajosos. La variedad Verdejo lleva cultivándose en la zona siglos. Su origen puede coincidir con el reinado de Alfonso VI (s. XI). Esta zona de Castilla se repobló después de expulsar a los árabes con gente venida del norte de España y mozárabes, siendo estos últimos los que, probablemente, introdujeron la variedad Verdejo a España.


El vino procedente de la variedad Verdejo tiene matices de hierba de monte bajo, con toques afrutados y una excelente acidez. El extracto, factor de personalidad de los grandes vinos blancos, es perceptible por su volumen y su característico toque amargoso que proyecta en boca un destello de originalidad, acompañado por una gran expresión frutal. Son vinos de gran armonía, cuyo recuerdo tras el paso por boca invitan a continuar con la degustación.


La D. O. Rueda es una de las pocas zonas vinícolas europeas especializadas en la elaboración de vino blanco y en la protección de su variedad autóctona: la Verdejo.

Rueda Verdejo.- Vino elaborado con un 85% mínimo de la variedad Verdejo, aunque frecuentemente es monovarietal. Son vinos de color amarillo pajizo, con gran potencial aromático y muy elegante en nariz. Aromas frutales con matices anisados y a hinojo. Con cuerpo y estructura al paladar, con gran frutuosidad así como un toque amargoso característico de la variedad. Vinos secos y con una graduación mínima de 11,5°.


Rueda.-
Vino elaborado con un 50% mínimo de la variedad Verdejo. Las características de la Verdejo están más diluidas por la presencia de las otras variedades. Frescos, suaves y florales, con una graduación mínima de 11°.